23/02/2019
HomeCuidado de niñosSeñales que nos indican que debemos llevar al niño al logopeda

Señales que nos indican que debemos llevar al niño al logopeda

Señales que nos indican que debemos llevar al niño al logopeda

¿Sabías que existen ciertas señales que nos indican que debemos llevar al niño al logopeda? Así es, y uno de los momentos cruciales es observarlo cuando el niño comienza el cole. Durante los primeros meses podremos ver si se expresa y comunica correctamente o, al contrario, tiene dificultades.

Conocer cómo se va adquiriendo el lenguaje es fundamental para detectar anomalías. Sin embargo, siempre es fundamental el consejo de los docentes y del logopeda. Palabras como “ya hablará” o “es pequeño” sólo escoden el problema, sin solucionarlo.

Sin embargo, es bueno saber cómo va evolucionando el bebé hasta convertirse en niño:

  • A los 6 meses. Hasta este momento, los bebés lloran para demandar atención de la madre por diferentes motivos: dolor, hambre, sueño… Aprenderemos a identificarlos con el tiempo. Además, responde ya a su nombre, agradece las sonrisas y comienza a balbucear. Si a los 6 meses vemos que no atiende a ninguna de estas cosas, ¡ojo!
  • Hasta el primer año. Durante este tiempo, el niño ya comienza a identificar palabras sencillas, como “hola” o “adiós”. También dice algunas sílabas, como “ma” o “pa”, e incluso puede llamarnos. Atiende perfectamente a los juegos típicos como el de “cucú”. Una de las señales a tener en cuenta, es observar que sólo dice vocales y no interactúa con los juegos sencillos.
  • Hasta el año y medio. Es capaz de identificar las órdenes verbales que le lanzan los adultos. Además, ha conseguido ampliar su vocabulario y dice tres palabras con sentido, como por ejemplo “mamá”, “agua”, “no”. Si notas que no dice ninguna palabra, ni señala los objetos, o incluso ha perdido alguna habilidad, es el momento de acudir.
  • Del año y medio a los dos años. Es una etapa crucial en el niño. Comienza a elaborar frases muy cortas, señala las partes del cuerpo y sigue aumentando su vocabulario con palabras simples. Si no sigue instrucciones fáciles, no habla apenas o no señala, acude.
  • De dos a tres años. Las instrucciones verbales que sigue son más complejas, ya dice frases más largas y pregunta “por qué” en infinidad de ocasiones para calmar su curiosidad. Si no es así, hablamos de un posible problema.
  • De los tres a los cinco años. Cada vez emplea frases más complejas, es capaz de expresar experiencias y socializa con los niños de su edad sin problemas, comunicándose a su manera. Al observar que no sigue estos pasos, lo mejor es consultar.
  • De los cinco a los seis años. Utiliza frases complejas, sabe narrar relatos cortos y cuenta perfectamente sus experiencias. Si ves que no lo cumple, y además observas signos de que puede no entender lo que se le dice, pregunta al logopeda.

Ten en cuenta que un retraso en el lenguaje sin que se actúe a tiempo, acabará afectando a otros factores importantes, como la socialización y la comunicación con los demás. Es más, el niño se podría ver afectado en el ámbito emocional. Por estos motivos debemos acudir lo antes posible al logopeda.

También te puede interesar: ¿Niñera o guardería? Te damos las claves o 6 consejos sobre salud para la vuelta al cole

SÍGUENOS EN:
Las enfermedades de
Fisioterapia respira